La situación de los transgénicos en Chile

El miércoles 17 de octubre, en el Salón de Honor de la Universidad de Santiago de Chile la Doctora en Zoología, de la Universidad de Liverpool, Inglaterra, María Isabel Manzur expuso su charla «La situación de los transgénicos en Chile y el mundo».

De acuerdo a lo expuesto por la Doctora, la Resolución chilena SAG Nº1.523 de 2001 solo permite cultivos transgénicos para semillas de exportación y pruebas de campo. Esta norma no es una ley, no exige EIA (Estudio de Impacto Ambiental) para liberaciones y no resguarda la biodiversidad, los centros de origen ni a los agricultores de la contaminación.

Las liberaciones se efectúan sin información, sin consulta  ni participación ciudadana, en lugares desconocidos. En resumen, Chile no posee una Ley de Bioseguridad.

Los alimentos transgénicos

Son aquellos derivados de soya y maíz importados desde EEUU y Argentina como aceite de soya, carne o lecitina de soya, leche de soya, helados, yogurt, vienesas, hamburguesas, galletas, leche en polvo, aceite de maíz, aceite vegetal, cornflakes y otros provenientes de semillas transgénicas.

La Doctora señaló que en Chile no se obliga a los productores a etiquetar y diferenciar los productos que contienen transgénicos, y que  estamos consumiendo alimentos a ciegas.

Cultivos trangénicos en Chile

María Isabel Manzur  explicó que en Chile no existen evaluaciones de campo sobre impactos de los cultivos transgénicos y tampoco se tiene un catastro de donde existen plantaciones de este tipo.

Los transgénicos imposibilitan el desarrollo de la agricultura orgánica y autóctona de alta calidad ya que es posible que exista contaminación en los centros de origen, a las semillas convencionales, parientes silvestres, especies nativas y endémicas.

La FSS (Fundación Sociedad Sustentable) y otras organizaciones descubrieron el año 2008 contaminación en maíces convencionales en la VI Región. Cuatro de 30 muestras estaban contaminadas, una muestra era maíz raza diente de caballo, forma racial de maíz chileno. En Chile tenemos  23 formas raciales de maíces, 6 de ellas están en peligro de extinción.

Tres años antes,  Greenpeace Chile denunció presencia de transgénicos en semillas de maíz convencional comercializadas en Chile. El maíz Anasac DK440, presentaba trazas de ADN transgénico proveniente del maíz NK603 y MON 810 (Greenpeace, Com. de Prensa, 26 Abr. 2005).

Miel transgénica en Chile

La Doctora comentó en la charla que la miel en Chile se encuentra contaminada por contener trazas de polen transgénico, y esto ya esta generando problemas en las exportaciones,  en Septiembre del año 2011, el tribunal de Justicia Europeo dictaminó  que la miel chilena deberá someterse previamente a una autorización para poder ser comercializada de acuerdo al Reglamento de la Unión Europea.

Se han efectuado análisis a la miel de una exportadora chilena y de 20 tambores analizados en el 100% se encontró polen transgénico. Otros estudios encontraron transgénicos en miel de la Isla de Chiloé, posiblemente porque las abejas fueron alimentadas con fructosa contaminada pues la Isla no tiene cultivos transgénicos (Juan Pablo Molina, JPM Exportaciones, 2011). Más recientemente, estudios efectuados el año 2012 en la Universidad Mayor encontraron contaminación en muestras de miel de las regiones VI y VII. Actualmente se está realizando un catastro detallado de la miel con transgénicos en las regiones  de Chile, el cual estará listo en enero del 2013.

La presencia de transgénicos en la miel chilena provoca un grave impacto en las exportaciones a Europa y una considerable baja en el precio.

¿Qué se puede hacer?

  • Evite consumir alimentos transgénicos, los cuales son derivados de maíz y soya transgénicas provenientes de EEUU, Argentina y parte de Brasil.
  • Hable con familiares, amigos, converse el tema, cree consciencia.
  • Cree el hábito el leer las etiquetas de los productos que consume su familia.
  • Escoja supermercados que vendan alimentos no transgénicos.
  • Prefiera alimentos orgánicos sin pesticidas, hormonas ni fertilizantes químicos.
  • Mantenga una huerta familiar orgánica en su casa.
  • Aliméntese saludablemente.
  • Conserve las semillas tradicionales.
  • Evite el consumo de comida rápida.

Si usted es agricultor:

  • Evite sembrar, arrendar o vender su predio para cultivos transgénicos.
  • Júntese con sus vecinos y declaren sus predios libres de transgénicos.
  • Utilice semillas locales, mantenga estas semillas para que no se pierdan y haga intercambio con otros agricultores.
  • No utilice pesticidas ni fertilizantes químicos en su predio.
  • Infórmese sobre sistemas alternativos de agricultura, como la agricultura orgánica, control orgánico de malezas y plagas.

Si desea más información puede revisar el siguiente enlace:

www.chilesustentable.net

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*